Preguntas frecuentes

¿Qué es el Índice de Coherencia de Políticas para el Desarrollo Sostenible (ICPDS)?
¿Cómo evalúa el ICPDS a los países?
¿Qué políticas forman cada componente?
¿Qué mide cada componente?
¿Qué variables forman el índice?
¿Qué países evalúa el índice?
¿Cuáles son las regiones que muestra el índice?
¿Qué diferencia hay entre el ICDPS y otras formas de evaluar el desarrollo?
¿Cómo se relaciona el ICPDS con la Agenda 2030?

¿Qué es el Índice de Coherencia de Políticas para el Desarrollo (ICPD)?

El Índice de Coherencia de Políticas para el Desarrollo Sostenible (ICPDS) es una herramienta creada para medir, evaluar y comparar el compromiso de los países con un desarrollo humano sostenible, justo y equitativo. Nace con el objetivo de ofrecer una alternativa a la hegemónica y limitada visión de los indicadores que habitualmente se usan para medir el progreso, especialmente el Producto Interior Bruto (PIB).

El ICPDS sanciona y/o premia el comportamiento de los países a partir de un enfoque que apuesta por un desarrollo humano, sostenible, con perspectiva de género, ecologista, basada en los derechos humanos y profundamente cosmopolita, sin dar por hecho que los efectos e impactos de las políticas nacionales afectan únicamente a sus respectivas ciudadanías. El progreso de un país solo es progreso si es a la vez compatible con el de otros países y con el del conjunto del planeta. Por eso, para medir esta relación, hemos construido el ICPDS.
Subir

¿Cómo evalúa el ICPDS a los países?

El ICPDS concibe la coherencia de políticas para el desarrollo como la transversalización de la perspectiva de desarrollo sostenible en todo el ciclo de la política pública, es decir, en las fases de diseño y formulación, ejecución, seguimiento y evaluación.

De este modo, la evaluación de cada país se realiza a través de un conjunto de indicadores que permitan medir en qué medida sus políticas públicas integran la perspectiva de desarrollo sostenible.

El índice se concibe desde un enfoque de desarrollo amplio y transformador que toma como punto de partida cuatro enfoques interrelacionados:

Desarrollo humano. El ICPDS incluye indicadores que permiten evaluar en qué medida los países ponen el bienestar de las personas en el centro de sus políticas públicas.

Desarrollo sostenible. En el índice las políticas son analizadas a través de las cuatro dimensiones del desarrollo sostenible (económica, social, ambiental y política) y de sus interdependencias.

Desarrollo cosmopolita. El ICPD analiza si las políticas públicas de los países son diseñadas e implementadas tomando en consideración también sus efectos sobre otros territorios y personas.

Enfoque de género. El índice incorpora indicadores que capten en qué medida las políticas reproducen las desigualdades entre hombres y mujeres y tratan de combatirlas.

Enfoque de derechos humanos. El índice evalúa si los países cuentan con instituciones sólidas que protejan y garanticen los derechos humanos derechos para toda la población, sin ningún tipo de discriminación.

Subir

¿Qué políticas forman cada componente?

Los cinco componentes que forman el ICPDS son: global, económico, ambiental, social y productivo. Inicialmente cada componente analiza las siguientes políticas:

politicas_forman_cada_componente

Subir

¿Qué mide cada componente?

La valoración que cada país obtiene en cada uno de los cinco componentes se establece a partir del análisis de su comportamiento desde la perspectiva de la coherencia de políticas para el desarrollo sostenible. De este modo, las políticas que forman parte de cada componente se evalúan no sólo desde un enfoque estrictamente sectorial, sino que se analizan a través de las cuatro dimensiones del desarrollo sostenible (económica, social, ambiental y política). Este tipo de evaluación se realiza con el fin de captar las interrelaciones, sinergias, tensiones, conflictos e intercambios que existen entre ellas.

El componente económico del ICPDS mide la política fiscal y financiera para establecer cuáles son las medidas más coherentes para reducir la desigualdad, garantizar la inclusión financiera de las mujeres, combatir la opacidad y ampliar la transparencia en materia económica.

El componente social analiza seis políticas públicas: educación, protección social, igualdad, salud, ciencia y tecnología y empleo. Su objetivo es definir en qué medida garantizan la protección social de derechos, la educación, la salud y el trabajo decente e incorporan una mirada feminista que atienda a las diferencias entre hombres y mujeres.

El componente global del ICPDS mide el comportamiento en cuatro políticas públicas, justicia y derechos humanos, paz y seguridad, cooperación y movilidad humana y migraciones. Este componente establece el nivel de compromiso con la gobernanza democrática global de cada país, mediante la valoración de sus posicionamientos en tratados internacionales y la penalización de los altos grados de militarización.

El componente ambiental del ICPDS mide el comportamiento en cuatro políticas públicas, pesca, desarrollo rural y agrícola, biodiversidad y energía. Evalúa los impactos ambientales, nacional y globalmente, de cada país y su compromiso con los principales acuerdos internacionales sobre medio ambiente.

El componente productivo del ICPDS analiza el comportamiento en cuatro políticas públicas: urbanismo, infraestructuras y transporte, e industria). Establece, la combinación de infraestructuras y sectores productivos sólidos con equilibrio ambiental y social. En el ICPDS 2019 finalmente no se incluye ninguna variable para la política de turismo por falta de datos o de adecuación suficiente de los indicadores disponibles al objeto de medición. En el ICPD 2016, esto sucede para la política de urbanismo

Subir

¿Qué variables forman el índice?

El ICPDS 2019 se construye a partir de 57 variables (DOC. LAS VARIABLES Y LAS FUENTES ORIGINALES. PENDIENTE) agrupadas en cinco componentes. Los componentes con mayor número de indicadores son el social (21) y el global (16), seguidos del componente ambiental (8), productivo (7) y económico (5).

En ese sentido, de las 57 variables, 38 miden contribuciones positivas a los procesos de desarrollo sostenible, mientras que 19 miden penalizaciones a estos procesos. De esta forma, al incorporar los impactos negativos directos e indirectos, el ICPDS recoge la complejidad y las contradicciones propias de los procesos de desarrollo; de este modo, visibiliza las prácticas que deben transformarse o incluso, eliminarse.

La consideración de la perspectiva de género de los procesos de desarrollo sostenible se realiza a partir de 20 de las 57 variables; 11 de ellas son indicadores principales de género y 9 ponen la lupa sobre procesos que presentan impactos significativos en la desigualdad entre hombres y mujeres.

El ICPDS cuenta con 29 variables extraídas de fuentes de instituciones y organismos oficiales, y 10 variables de fuentes procedentes de otro tipo de iniciativas y centros de investigación. Las 18 restantes han sido construidas por el equipo de investigadores; 11 de ellas, a partir de datos oficiales y 9, a partir de datos no oficiales. Estos datos han sido extraídos en su mayoría entre febrero y junio de 2018. De este modo, debido a los retrasos con los que habitualmente se publica la información estadística, la mayor parte de las variables hacen referencia al periodo comprendido entre los años 2014 y 2017.

La primera edición del índice, de 2016, se componía de 49 variables (LAS VARIABLES Y LAS FUENTES ORIGINALES).

Subir

¿Qué países evalúa el índice?

En el primer informe del ICPDS correspondiente a 2016 se examinaron 133 países. En la nueva edición de 2019 se evalúan 148 países. Es el número máximo de países con suficientes datos disponibles en las variables que componen el Índice. En el proceso de construcción del ICPDS se tuvieron que eliminar aquellos países que no cuentan con datos fiables en un número de variables importante. En las próximas ediciones del ICPDS, se incorporarán nuevos países en la medida en que presenten datos fiables actualizados.
Subir

¿Cuáles son las regiones que muestra el índice?

Los países se distribuyen en ocho regiones atendiendo a criterios geográficos y geopolíticos con el objetivo de facilitar el análisis comparativo de los países respecto de sus entornos geográficos y políticos. En la edición más reciente, de 2019, los países se distribuyen de la siguiente forma:

  • África Subsahariana: 36 países.
  • Europa, EEUU y Canadá: 30 países.
  • América Latina y el Caribe: 24 países.
  • Asia Central y Europa Oriental: 20 países.
  • Oriente Medio y Norte de África: 16 países.
  • Asia Oriental: 10 países.
  • Asia del Sur: 7 países.
  • Pacífico y Oceanía: 5 países.

Subir

¿Qué diferencia hay entre el ICDPS y otras formas de evaluar el desarrollo?

El ICPDS se sitúa entre los esfuerzos que las principales instituciones multilaterales están desarrollando para superar las limitaciones que se observan en las medidas del progreso basadas en la cuantificación del crecimiento económico como principal indicador.

El ICPDS constituye una forma transformadora de medir el comportamiento y la situación de los países en relación con los desafíos planteados en las agendas globales de desarrollo como la Agenda 2030. Se trata de una apuesta para superar la hegemonía que el PIB tiene aún como prescriptor de políticas públicas, a pesar de las evidentes limitaciones en su concepción. Las transiciones que urgen hoy al mundo requieren soluciones que incorporen mediciones de lo multidimensional y de las interdependencias existentes en los desafíos del desarrollo sostenible.

Con este fin, el ICPDS apuesta por tres ámbitos fundamentales para impulsar desarrollo sostenible y a los que responde como indicador de coherencia: la sostenibilidad ecológica de los procesos de desarrollo, la aplicación de un enfoque feminista, y la dimensión democratizadora de la sociedad. En cada uno de los cinco componentes que conforman el ICPDS podemos encontrar variables que interpelan a cada uno de los tres ámbitos mencionados; esto permite ofrecer una mirada multidimensional al análisis de cada una de las políticas analizadas.

Subir

¿Cómo se relaciona el ICPDS con la Agenda 2030?

En septiembre de 2015, se aprobó en la Asamblea General de Naciones Unidas, la nueva agenda internacional de desarrollo. La llamada Agenda 2030 plantea 17 Objetivos con 169 metas de carácter integrado e indivisible que abarcan las esferas económica, social y ambiental.

La Agenda 2030 requiere de un nuevo aparato conceptual e instrumental que consolide una nueva narrativa sobre los desafíos del desarrollo basada en la universalidad, integralidad y multidimensionalidad. Una nueva propuesta que incorpore las interdependencias e interconexiones globales que caracterizan el mundo actual. Este enfoque permite, además, una medición rigurosa de los avances y retrocesos en relación con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y metas acordados internacionalmente.

El enfoque de coherencia de políticas para el desarrollo y la propuesta de medición que sugiere el Índice de Coherencia de Políticas para el Desarrollo Sostenible constituyen, en su conjunto, un marco adicional para comprender e interpretar los desafíos de la Agenda 2030 y de las políticas públicas. Supone, por otra parte, un ambicioso sistema de seguimiento que permite evaluar el cumplimiento de los países con los compromisos asumidos desde la óptica de la coherencia de políticas para el desarrollo sostenible.

Como una herramienta que hace visibles las interacciones entre las políticas, los países y las dimensiones del desarrollo sostenible. El ICPD puede contribuir a interpretar y a resolver algunas de las contradicciones más importantes que presenta la Agenda 2030.
Subir

Compartir / Share
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this pageEmail this to someone

Site Logo